fbpx
II Certamen
II Certamen 2

CERTAMEN DE POESÍA ALIAR 2020

Ganadores

1º Tomás Melendro (España)
Obra: “Atrezo”

2º Francisco Liñán García (España)
Obra: “El verde mar de mi niñez”

3º Rolando Reyes López (Cuba)
Obra: “Adónde fuiste”

“El verde mar de mi niñez”
Francisco Liñán García (España)
Como el ondular de la otra superficie,
esta verde, tierra adentro.
Su áspero roce de cortantes bordes
flagelándose unas con otras, altivas.
El recuerdo de ese mar verde
se mezcla con el otro, azul.
Destellos de una instantánea multicolor
que asoma a mi mente, inundándola,
al igual que el río que le daba la vida,
eterno aguador incesante.
Instantes que se escurren
por los vericuetos del recuerdo,
y se van borrando, desapareciendo
como lo hizo su dulce fruto.
Ahora, con el recuerdo de una niñez casi olvidada
que cabalga a lomos de esos dos mares
que se entrelazaban en el horizonte,
quiero aferrarme a las mulas porteadoras, mansas,
a las “galumbas” sobrecargadas.
Nostalgia de un tiempo que no volverá,
de ilusiones inquebrantables que se fueron difuminando
hasta perderse en el tiempo.
Ahora, que la vida poblada de canas
me indica el último sendero que alberga la meta,
evoco apasionado el dulce olor de la melaza
que impregnaba el aire,
el sabor del líquido azucarado derramándose,
melancólico, en el recuerdo.
Los golpes secos de los machetes sobre el indefenso tronco,
el crepitar de las hojas fundiéndose bajo la llamas,
y esa nieve negra que inundaba nuestras calles
y nuestro cielo,
siempre al albur del viento.
Desentierro del olvido ese caminar de los temporeros,
cansado, lleno de sudor y tizne, camino de los aperos.
Alzo la vista al sur,
al modificado paisaje añorado,
ahora tierra y azul metálico.
Todo queda en la memoria,
como esa niñez que acaso solo fue un sueño.
Un sueño, que como aquellas ilusiones que desaparecieron,
siempre perdurarán en el recuerdo.
“Atrezo”
Tomás Melendro Jiménez (España)
¡Que la casa es un castillo,
mis señoras y señores!
¡Y su patio de vecinos,
un teatro de corral!
Y si la perspectiva infunde duda,
¡no quieran esperar!
Escuchen bien atentos
lo que vengo yo a pensar.
(Y si sus órbitas no bien saben
adónde quieren atisbar,
¡cierren sus cansados ojos
y no quieran silbar más!)
Vean que la casa es un castillo
y la ropa es un disfraz
que el iris es paisaje
y el artista, jornalero más.
¿Y la puerta?
Que es alzado,
que ni abre ni deja pasar.
El ventanal, un claroscuro.
¿Y la misa? ¡Soliloquio del mayoral!
Los lienzos son los cielos
que impresiona el deambular
y el sol que antaño ardía
se limita a crepitar.
Unos lagos son los mares
para un plumífero animal
y si vienen las gaviotas
no lo quiero imaginar.
Una vida es una obra
es un patio de corral,
que repleto el auditorio,
grita, silba, aplaude
y patalea hasta el final.
Qué es la vida, es atrezo,
trampantojo artificial.
No hay alma en quien lo vive
no hay sustancia al respirar.
Quién ha dicho que pintemos
cuando solo se quiere amar
y quién nos dice que actuemos
sin desenlace en el final.
“Adónde fuiste”
Rolando Reyes López (Cuba)
Partiste, lo sé por el color de los olivos,
la nostalgia;
te fuiste con nuevos signos mortales,
la cicatriz bajo la piel,
convencida de que no eres
una rara invención del aedo.
No encuentro dónde buscarte;
he registrado en la agudeza del árbol,
pregunté hincado
ante la tormenta y los espejos,
exploré encima de azoteas,
me sumergí en la órbita,
en los ojos de la estrella
que vio mi llegada al mundo
y que por obra de Dios
estará cuando arranque la orquesta.
Supe de una huella en un punto de Cuba,
pero Dios me acaba de decir
que tampoco sabe dónde está mi muchacha,
una mariposa de la llanura
viene también en busca de respuestas;
los bardos callan, la cúspide vibra de dolor,
y el viento se detiene, y hace silencio.
Los músicos ponen bajo llave
los instrumentos que abren el amanecer,
mientras los estudiosos
hacen ajustes en el pentagrama
y prometen ocultarlo en el océano.
Para encontrar mi muchacha
otorgué equilibrio a mi cuerpo,
me hice de telescopios
y tinajones para el agua,
pedí información al público,
sin vacilaciones hurgué en orfanatos,
tras la cortina del amor transparente,
adopté varias formas, antiguas y modernas,
estuve en ciudades antiguas,
leí cuanto artículo hablaba de mujeres,
completé las ecuaciones, abandoné el cigarro,
añadí color a la oscuridad,
escalé las siete notas completamente solo
esta pesquisa vertical.
Removí en la persistencia,
levanté la roca pesada,
y hundí mi cabeza en la arena caliente
antes de afinar los chelos y los pianos.
No busqué en el pasado:
temo que mi muchacha tampoco esté allí.

Resto de finalistas

 “Rayana Luz”
Guillermina Jiménez Pérez (España)

“Joshua”
Víctor José Castro Ferrer (Venezuela)

“Nostalgia”
Williams Méndez (Panamá)

“Somos”
Jesús Manuel Torres Moreno (México)

“Autorretrato”
Hugo Huesca Mas (España)

“Deseos encontrados”
Pablo Martínez Angulo (España)

“Cables y pájaros”
Roberto Martín Gala (Perú)

“Acmé”
Esperanza Marín García-Cabrera (España)

“Fue ayer”
Mª Jesús Beristain Cuerda (España)

“Y el verso se hizo agua”
Mª Rosa Cortizo Alonso (España)

“Ya vengo”
Patricia Crespo Alcalá (España)

“Himnos de la noche”
Jaime Andrey Medina Burbano (Colombia)

“Vacío”
Aurora García Gutiérrez (España)

“Dafne”
Cristina Martínez Cortés (España)

“Vals emocional”
Estefanía Martín Sebaquevas (España)

“Aire”
José Mª Sánchez Aranda (España)

“Sentir”
Marta Alfonso Caballero (España)

“Traición al hijo de Dédalo”
Juan Sebastián Castillo Valdospinos (Ecuador)

“El ciclo de la poesía”
Coral González Martínez (España)

“Jamaica Plain”
Boris Ignacio Rozas Bayón (España)

“Cuerdas”
Yoel Saldaña Mundín (España)

“Cansancio de vida”
Jaime Enrique García (España)

“Colores en el amor”
José Romero Muñoz (España)

“A  sí mismo”
Juan Manuel Seco del Cacho (España)

“Pálpitos de ternura”
Mª Teresa Fandiño (España)

“Escondite”
Ana Domínguez Aroca (España)

“La constante”
Ivonne Catherine Arturo Delgado (Colombia)

“Que no te dicten tus ideas”
Jesús García Aparicio (España)

“Sierra de Loja, la Sierra Bruja”
José Ángel Castro (España)

“Silencio”
Ismail Fernández Labouiry (España)

“Una mujer llamada Tormenta”
Miriam Segura Zariquiegui (España)

“La evasión y el vacío”
Daniel Sánchez Centellas (España)

“Ausencia en las tumbas”
Pablo Carbone Unzueta (Bolivia)

“Paseo de los Tristes”
Lluis Fernández (España)

“Incertidumbre”
Rosana Jaqueline Vera (Chile)

“Por los callejones”
Antonio S. Jiménez (España)

“Tu voz”
Carmen Martínez Mateos (España)

“Querido atardecer”
Daniel Javier Sanz (España)

“Un cero no lleva vida, un uno por cero no consigue compañía”
Álvaro Villa André (España)

“Pasmado”
José Luis Ángelo Arredondo (Perú)

“Olvidamos ser niños”
Ángela Hurtado Ayala (Bolivia)

“Como un juego de niños”
Benita García (España)

“Quizás te necesito”
Mª Carmen Hidalgo (España)

“El edén”
Cristina Zarca Pérez (España)

“Joker”
Rodolfo Carlos Napán Arquíñigo (Perú)

“Se abren las puertas”
Antonio Navarro Rojas (España)

Jurado

Ángel L. Alonso, Luis Gualda, Rebeca Musso, Rosa Ayuso y Yolanda Parriego.

Ediciones anteriores

II Certamen de poesía Aliar. Antología Poética.

II Certamen de poesía Aliar