Grid Lista

Mostrando todos los resultados 2

Rescatar a los rescatadores

Rescatar a los rescatadores
14,90

Rescatar a los rescatadores

Solidaridad, caridad y ayuda mutua eran principios éticos, que estaban anclados en el modo de vida tradicional milenario de las comunidades judías en Europa. Ninguna comunidad judía existente, aun en las peores circunstancias impuestas de la guerra, habría de renunciar a la solidaridad social.
Gracias a la audacia y la determinación de muchos judíos, decenas de miles se salvaron. Se estima que entre 100.000 a 200.000 judíos fueron rescatados por sus hermanos.
Es poco probable que se confirme el número de rescatistas. Muchos perecieron durante el rescate y se convirtieron en víctimas de la guerra.
Esta antología trata de rescatar del olvido, la desmemoria y el silencio interminable, las historias de los rescatadores judíos durante la Shoá. Todos y cada uno de ellos fueron únicos, insólitos e irrepetibles.

© Mario Sinay, 2020.
© Rescatar a los rescatadores.
© ALIAR 2015 Ediciones S.L.

La pérdida del principio de inocencia por los hijos de Caín

La pérdida del principio de inocencia por los hijos de Caín
3,95

La pérdida del principio de inocencia por los hijos de Caín:

Es una historia versada en hechos reales, en la España del boom inmobiliario. Nuestra protagonista, como otros abogados que defienden temas de esta índole, en ese momento defendía la herencia de su madre Adela, propietaria de una finca de 3045 m 2, destinados a edificar casas en el Termino Municipal de Quatretonda. El día de 3 de septiembre de 2008, el hermano del Obispo de Tortosa, aprobó un proyecto de urbanización, que les dejaban en 750 m y con la obligación de pagar una cuotas urbanísticas valoradas en 90 mil euros, dos días después, entraban en casa de la protagonista, alrededor de 15 policías, el día 5 de septiembre de 2008, acusando a la hermana de la abogada, de un presunto delito de abandono escolar, recogiendo al su sobrino y entregándolo a su padre acusado de un presunto delito de agresión sexual y malos tratos al menor. Tres días después, la Audiencia de Valencia, devolvería la guardia y custodia a su madre, al existir partes médicos de dichos extremos. Al ir socorrer la protagonista, su madre y su otra hermana, a su nieto y sobrino al Hospital de general de Castellón, serían detenidas y acusadas de un delito de sustracción de menores, condenadas a cuatro años de prisión, estando la protagonista tres años en una de la peores prisiones de España. A pesar de existir partes e informes de las presuntas agresiones sexuales del sobrino, y pruebas de la inocencia de la protagonista. Nadie pensó que podría salir de allí, pero un 7 de diciembre de 2011, consiguió su libertad, para continuar con su batalla familiar contra la envidia, codicia y maldad de toda su familia.